Cómo producir biogás: lo que necesitas saber

¿Sabías que en los últimos tres años España ha ascendido en número de plantas de biogás? Así como lo escuchas, este ascenso ha sido de 5 a 22 plantas. De esta manera, una de las formas más certeras acerca de cómo producir biogás proviene de las plantas agroindustriales, las cuales transforman los sustratos biodegradables en energía, bien sea energía eléctrica o térmica.

Actualmente, España lleva a cabo el proyecto Biogas Regions el cual consiste en establecer la producción de biogás en 7 regiones europeas, con esta página aprenderás más acerca de dicho proyecto.

Es importante destacar que el 90% de biogás producido proviene de vertederos o depuradoras, y actualmente se está promoviendo el impulso del desarrollo de biogás agroindustrial a partir de desechos hortícolas.

Mundialmente, el biogás se destaca como uno de los recursos energéticos más sostenibles y con mayor potencial de crecimiento, encontrándose entre los mercados que pueden despuntar en los próximos años países como Francia, Italia, Holanda, Polonia, República Checa y Reino Unido debido a los subsidios y las primas que funcionan en estos países.

Cómo producir biogás

Cómo producir biogás: Conceptos básicos

El biogás es considerado un gas combustible, constituido por metano (CH4), dióxido de carbono (CO2) y otros componentes de menores proporciones. Al ser el metano uno de sus principales componentes, le confiere la característica de ser un gas combustible.

Dicho gas se genera por medio de la descomposición microbiológica de materia orgánica biodegradable en condiciones de anaerobia (ausencia de oxígeno). Por otro lado, el biogás agroindustrial se genera a partir de sustratos agroindustriales, como lo son las deyecciones ganaderas, restos de cosechas, entre otros.

El valor energético de este gas se determina por la concentración de metano que contenga, alrededor de 20-25 MJ/m3 en comparación con 33-38 MJ/m3 del gas natural.

¿Cómo producir biogás a partir de desechos orgánicos?

La producción de biogás a partir de basura orgánica es uno de los proyectos que más genera bonos de carbono a nivel mundial.

Asimismo, el biogás puede obtenerse de vertederos de basura, estiércol de animales domésticos (vacas, cerdos y aves), residuos vegetales (pasto, hojas secas) y residuos domésticos como restos de comida, verduras, cáscaras, frutas no aprovechadas, entre otros.

En Europa, se han aprovechado todos los residuos enterrados, generando actualmente gas metano a partir de desechos de frutas y hortalizas, así como de los pozos negros (pozos ciegos).

Es importante destacar, que con el biogás se puede generar energía eléctrica para la actividad de los propios vertederos, y sectores circundantes, dependiendo de la cantidad producida. Además de aprovechar la energía, se cuantifica la tonelada de metano convertido en electricidad y se generan los bonos de carbono, lo cual se resume en ingresos económicos en donde se desarrolle la actividad.

¿Cómo producir biogás casero?

Se produce por medio de biodigestores de bajo costo que han sido desarrollados e implementados en muchos países. Estos modelos de biodigestores caseros se caracterizan por una instalación y mantenimiento sencillo, así como por requerir solo de materiales locales para su construcción.

¿Cómo hacer biogás casero? Ahorro en el hogar

Una de las maneras más factibles de fomentar el ahorro en el hogar radica en la pregunta de cómo hacer biogás en casa. Esto lo logramos mediante la construcción de biodigestores, los cuales son elaborados mediante los siguientes materiales:

  • Tanque de entre 120 y 220 litros de capacidad.
  • Tapón de limpieza sanitario (4).
  • Segmento corto de tubo (4).
  • Reducción PVC de 4 a 3.
  • Tubo de PVC sanitario (3).

Cómo producir biogás

Plantas de biogás

Es una instalación destinada a la recepción de residuos y restos orgánicos para su tratamiento con el objetivo de producir energía a través de ellos. Así mismo, también se entiende como aquella encargada de transformar los sustratos biodegradables en energía eléctrica o térmica, valiéndose de diversos tipos de materia prima.

Funcionamiento de una planta de biogás

El proceso se inicia mediante un fermentador caliente, a temperaturas de 38-40°C, donde los microorganismos degradan los sustratos debido a la exclusión de luz y oxígeno. Dicho proceso de fermentación da como resultado el biogás, con el metano como componente principal. Sin embargo, el biogás también contiene sulfuro de hidrógeno agresivo, por lo que es necesario un fermentador de acero inoxidable el cual es capaz de resistir el ataque de este componente y así mismo puede conservarse durante décadas. Además, el fermentador de acero inoxidable tiene la posibilidad de mejorar el aprovechamiento de la planta de biogás en el rango termófilo de temperaturas de hasta 56°C.

Luego de que la fermentación del sustrato finaliza, este es transportado a un almacén final de residuos de fermentación donde puede retirarse para su uso. Los residuos pueden ser utilizados como abonos de alto valor, en muchos casos estos residuos de fermentación poseen un mayor valor fertilizante y tienen un olor menos desagradable. De la misma manera también es posible el tratamiento de secado y su posterior uso como abono seco.

El biogás producido es almacenado en el techo del contenedor y transportado, posteriormente es quemado en la planta de cogeneración para la producción de corriente eléctrica y calor. Dicha corriente se proporciona de forma directa a la red eléctrica y el calor generado es utilizado para la calefacción de edificios.

Conducción y gestión del biogás

Es producido en los fermentadores o biodigestores cuyo funcionamiento ya hemos mencionado, encontrándose también formas económicas para generarlo, como la producción de biogás en casa. Una vez que el sustrato ha sido añadido al biodigestor, se obtiene el gas de la siguiente manera:

Obtención del gas

Una vez que el biodigestor de las plantas es rellenado con biomasa fresca, se calienta y se remueve iniciando así el proceso de formación del gas. Las grasas y los hidratos de carbono son diferidos por bacterias generando grandes cantidades de metano durante este proceso. El gas resultante asciende continuamente en el depósito lo que permite la extracción de gas del mismo.

Una vez extraído el gas, se procede a la extracción del vapor de agua y el ácido sulfhídrico. Dicho vapor de agua se extrae mediante un método de condensación, por otro lado, el ácido sulfhídrico es eliminado pasando el gas por una planta biológica de desulfuración. Para terminar de limpiarlo, es sometido a un proceso de lavado y secado.

Una vez limpio de impurezas, es pasado a través de un compresor para su preparación y posterior combustión. Por último, es utilizado para alimentar los generadores de electricidad.

Para saber más, puedes abrir este artículo o leer sobre temas relacionados como la venta de biogás o las oportunidades del biometano. Además, también puedes ver el siguiente vídeo: